6.10.09

pecados minimos

Pecados Minimos #1: El arte de la comparación

La comparación es una figura de audición o figura retórica que consiste en realzar un objeto o fenómeno manifestando mediante un término comparativo, lo que entraña o no otras relaciones de semejanza que guardan sus cualidades respecto a las de otros objetos o fenómenos. Usada no sólo por dramaturgos, literatos y políticos, sino que debido a su naturaleza, es recurrente en la publicidad. Los ejemplos abundan, el antes y el después de los productos que se venden en infomerciales, el detergente que deja las camisas rebotoneando mientras que el otro las deja percudidas.

Durante un tiempo, hacía dibujos de mis amigos o expresaba las cualidades de algunos amigos y conocidos mediante la comparación:

1. En el primer caso que muestro, resalto las cualidades de bondad, felicidad de mi amigo al cual llamaremos Abel lo cual da lugar a su sana convivencia con las aves, en especial las pequeñas aunque gruesas, suaves y redonditas, . Mientras que los otros, no diré nombres, siempre se ven involucrados en líos de faldas con los pájaros.




2. En este caso, Pablo, que no conozco en persona pero me cae super (véase mi entrada del blog anterior), es un chico cuyas cualidades quedan comparadas con las de alguien más gris y triste, es un ejemplo convencional, usado sólo para resaltar sus ojos verdes y místicos.



3. El tercer y último de los casos que expondré es mi favorito, me refiero al caso de un tal Luis. En esta comparación trato de resaltar su forma de contestar el teléfono y anotar cosas en un escritorio. Espero que salte a la vista del espectador la gracia con la que lo hace.
 

¡Hasta la próxima!

Bibliografía: Beristain, Helena. "Diccionario de Retórica y Poética". Ed. Porrua. México. 1992

2 comentarios:

Hector L' enfant terrible dijo...

yo, como Luis hablo como macho cuando tomo el telefono! y no es broma, preguntale a fiors

Anamary dijo...

Jajaja Abel es la personificación de la ternura.

Seguidores